Un año más se acerca la Navidad. Las tiendas y las calles, se encargan de recordárnoslo, ya desde Noviembre, y cada año con más antelación. Se iluminan los edificios, las calles y las tiendas, en recuerdo de aquella luz que Jesús vino a traer al mundo, un 25 de Diciembre, de hace más de 2000 años.


En los hogares el belén y el árbol, suelen gustar incluso a los no creyentes, porque hablan de intimidad, de acogida y nos invitan a vivir días de alegría y celebraciones familiares. Pero, todos sabemos que quizá en el edificio de al lado, en el colegio de nuestros hijos, o en cualquier lugar de la ciudad, muy cerca de nosotros, habrá niños y familias para las que la Navidad, solo signifique frustración e injusticia. Ellos no tendrán fiestas, no acudirán a las compras del Black Friday, no necesitarán compras navideñas anticipadas porque no tendrán acceso al turrón o a las doce uvas con las que terminar el año.


Un año más, nuestro colegio no quiere ser indiferente a tanta injusticia social, y por eso, una vez más os pedimos y esperamos vuestra colaboración en una nueva edición de la Campaña “kilo-litro”, en la que están invitados a participar todos aquellos alumnos y familias que lo deseen. Al mismo tiempo que ayudamos, estaremos educando a nuestros hijos a descubrir la alegría de la solidaridad, pues salvo excepciones todos sabemos que se es más feliz dando que recibiendo. Como siempre los productos que pueden traer son un litro o kilo de alimentos no perecederos: leche, azúcar, aceite, arroz, legumbres, pasta, latas, galleta, dulces … que serán repartidos entre varias parroquias de nuestra ciudad.


Os animamos a todos a colaborar, en la medida de los que cada uno pueda, pues toda ayuda es buena y será bien recibida.